Tener y querer, disfrutar o sufrir

Fátima Nuevo Post

¡Hola a tod@s! ¿Qué tal estáis? Me gustaría preguntaros si disfrutáis de lo que tenéis y/o sufrís por lo que queréis.

En otro post anterior, el de Y tú, ¿cómo quieres vivir tu vida?, os hablé de hacer cambios. Me refiero a cambios importantes. Esos que nos planteamos cuando una voz en nuestro interior nos dice que algo en nuestra vida no va bien, nos sentimos insatisfechos y tenemos la necesitad de modificarlo, ya sea trabajo, casa, pareja,… En aquel momento os animaba a que si verdaderamente así lo sentíais, buscarais la mejor manera para que ese cambio se produjera y os pusierais a ello. Os aconsejaba que no lo fuerais posponiendo y que empezarais a moveros aunque fuera con pequeños pasos, persistiendo, hasta conseguir aquello que anhelabais.

Hoy os escribo para haceros reflexionar sobre lo que tenemos y ver si hay algo que realmente queremos cambiar. Si el cambio en el exterior es la mejor opción o verdaderamente lo que convendría es una transformación más a nivel interior.

Me alegra y agradezco el poder afirmar que cada día son más las personas que conozco y con las que comparto mi vida que, como yo, valoran lo que tienen y lo cuidan, sin que eso signifique que no tengan aspiraciones y luchen por alcanzar sus sueños. Sin embargo, todavía hay gente que vive obcecada en lo que no le gusta, en lo que le falta, en lugar de reconocer y darle valor a todo lo que posee y/o ha conseguido. ¿En qué grupo estás tú?

En esta ocasión no voy a pedirte que hagas una lista pero sí que reflexiones mientras que estés leyendo estas líneas. Lo que vamos a hacer es, en lugar de poner atención en lo que queremos cambiar, enfocarnos en todo lo que forma parte de nuestra vida en este instante y tomar consciencia de ello.

Comienza, primero, pensando en las personas que tienes a tu alrededor, que te quieren, que están ahí cuando las necesitas, que te aprecian aún en la distancia, como son la familia, los amigos,… Recuerda situaciones en las te hayas apoyado en ellos, momentos importantes que hayáis vivido juntos, aunque no sean del todo agradables.

Piensa, también, en todas las personas que te ayudan de alguna manera en tu día a día, pudiendo ser el jefe que te da trabajo, el cliente que te permite desarrollarte profesionalmente, aquel que te vende la barra de pan, el que te prepara el café y la tostada que vas a disfrutar, el barrendero o el reponedor del supermercado. No te dejes ninguna.

Recuerda todas esas personas que te quieren y aquellas que trabajan para que tu vida sea más fácil y date cuenta de que hay mucha gente por la que dar las gracias.

Pon tu atención ahora en lo que posees. Si tienes una casa donde habitar, una cama cómoda donde dormir, ropa para vestirte, alimento con el que nutrirte,… Todo lo que utilizas en el día a día y que te permite vivir tu vida. También aquí tenemos mucho que agradecer.

Lo que estoy intentando con esto, es que reflexiones y valores todo lo que tienes, porque muchas veces no nos damos cuenta de ello. A veces vivimos con la continua sensación de que nos falta algo, nos enfocamos en ello y eso no nos deja disfrutar plenamente de lo que poseemos y de las personas que tenemos a nuestro lado. Deseas, por ejemplo, una casa diferente, más grande, en otro lugar,… Y está muy bien tener aspiraciones, pero, ¿vas a estar a disgusto hasta que la consigas? O si tu trabajo actual no te llena totalmente. Muévete, encuentra otra opción, pero, ¿vas a vivir infeliz hasta entonces? Encuentra la parte provechosa de la labor que estás realizando a día de hoy. Algo bueno te aporta seguro.

Y por último está el que quisiéramos ser más altos, vernos delgados, con otra nariz, con otro pelo, …, y pasamos la vida despreciando nuestro cuerpo sin darnos cuenta. Elige acabar con esta actitud. Comienza a aceptarte y quererte cómo eres. Agradece, aprecia, el tener ojos para ver, manos para tocar, pies y piernas que te permiten andar,… Valórate. Permítete ser, con tus rarezas, con tus capacidades. Sé tu mayor admirador. Enamórate de la persona que ves cuando te miras en el espejo.

Te invito a que vivas el momento, disfrutando de ti mismo en los momentos de soledad y de la persona o personas que tengas al lado en los momentos de compañía. Valora toda esa gente que te hace la vida mas fácil y todo lo que tienes y lo que eres. Siente gratitud hacia ello. Y en este punto, con esta sensación, es cuando te puedo decir que es el momento de preguntarte si algo de eso necesita ser cambiado. Y así, si decides hacerlo, lo harás desde la gratitud y el deleite y no desde la insatisfacción y el descontento. Verás como el camino hasta conseguirlo será menos árido. Serás capaz de disfrutar de él desde la sensación de tener lo que precisas en cada momento, viviéndolo no desde la falta sino desde la plenitud.

Quería escribiros sobre este tema porque a veces sentimos que lo que tenemos no nos gusta y nos sentimos infelices, otras nos obcecamos en una meta, en algo que queremos conseguir, que parece que nunca llegará y ello nos hace vivir en una continua insatisfacción que no nos deja disfrutar del presente, de las relaciones y lo que en este momento sí poseemos. Esto provoca que en nuestra vida haya sufrimiento y malestar cuando, en realidad, todo podría ser más fácil y agradable.

Pero, como siempre digo, la manera en que lo vivamos está en nuestra mano. Los cambios se tienen que producir. Por supuesto. Estamos, aunque no queramos, en continuo cambio. La vida es cambio, es movimiento. El agua estancada se pudre. Así que, aceptemos los cambios que tengan que venir, vivámoslos con paciencia y serenidad, eligiendo la creencia de que serán seguro para mejor, aunque en ese momento no seamos capaces de verlo, agradeciendo y valorando todo de que tenemos, nuestras experiencias vividas, en definitiva, el estar y sentirnos vivos.

Espero os haya gustado y que os aporte. Aquí estoy si creéis que os puedo ayudar en este tema.

A disfrutar que son dos días!!!

Puedes ver más entradas en mi blog Arco Vida Sana.

Gracias!!!

Fátima Pastor Andreu

Coach holística

10 Hábitos saludables que cambiarán tu vida

14 comentarios sobre “Tener y querer, disfrutar o sufrir

  1. ¡¡Excelente reflexión!! Un abrazo… ¡¡Valorar y disfrutar lo que tenemos, el día a día, el camino!! Y por supuesto sin perder de vista el ir avanzando en los sueños, pero sin angustias ni prisas innecesarias… 🙂

    Le gusta a 2 personas

  2. En mis peores momentos, quien no me defraudó fue mi familia. Durante todo el proceso de mi enfermedad lo pasaron tan mal como yo, pero nunca doblegaron. Ahora que estoy casi recuperada soy feliz con cada cosa trivial que, si bien sigue siéndolo, ahora para mí cobra especial importancia. Mi café por la mañana, un paseo, un día soleado, una lectura, una llamada de mi familia… He aprendido a disfrutar de cada momento como si fuese el último. Así que, para ser más concreta con respecto a tu pregunta, podría decir que antes sufría por lo que no tenía, que era la salud y ahora disfruto de cada segundo de mi vida. Maravilloso post. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

  3. En alguna ocasión estando un poco deprimida me preguntaba sobre el propósito de la vida, por que hay quienes aún en las peores circunstancias luchaban por sobrevivir y hablo de gente en pobreza extrema cosa común en mi país, personas con enfermedades dolorosas o que le cuestan a la familia el sustento económico, esto en el peor de los casos, en mi caso empece a repasar todo lo bueno que tenía y me sentí afortunada de no estar en alguno de los casos anteriores, sin embargo no me bastaba, necesitaba encontrar la razón para que mis días en la vida fueran más que la rutina diaria hasta la muerte, muchos pensadores se han planteado esto y existen mil teorías yo decidí hacer cada día lo mejor que pudiera cada cosa que se presentara, tratar de aprender algo nuevo aunque sea sencillo y anotarlo para ver a fin de mes todo lo que he aprendido mientras encuentro el sentido de mi vida, de manera que si no lo encuentro al final sabré que lo pase bien y probablemente me sea suficiente.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s